Saltar al contenido

Todo lo que debes Saber del Matrimonio en un Solo Lugar

¿Qué es el Matrimonio?

En la vida del ser humano existe un momento en que se quiere emprender un nuevo camino y formar una familia propia, y que todo este proceso empieza por etapas que llevan a la unión final de una pareja en matrimonio que es el sueño de toda pareja.

Algunos expertos afirman que el matrimonio ha perdido fuerza y que ya no es necesario para disfrutar de una relación de pareja. De hecho, hay quienes lo ven sólo como un trámite legal. Sin embargo, son muchas las razones por las cuales es conveniente que las parejas vivan bajo el marco del matrimonio.

Conoce en este post, a qué se denomina matrimonio, cuál es su historia, cómo son las celebraciones de las bodas y otros detalles de interés.

Historia del Matrimonio

Antes de hablar de la historia del matrimonio, empecemos por hablar sobre qué es, pues, se trata de una institución legal en la cual un hombre y una mujer se unen para conformar una pareja y por ende un núcleo familiar.

A su vez esta pareja podrá engendrar hijos e hijas que a futuro podrán conformar sus propios núcleos familiares. De ahí que muchas veces se afirme que la familia cuyo origen principal es el matrimonio, es la base de la sociedad.

Bien, ahora que ya sabemos lo que es el matrimonio, queremos que conozcas el origen de su historia.

Según la historia bíblica el primer matrimonio del que hay registro es el del primer hombre y la primera mujer a saber, Adán y Eva. De ahí en adelante surgirían muchos otros matrimonios.

Sin embargo, al echar un vistazo por diferentes religiones, culturas y creencias se observa un punto en común, y es que la humanidad tuvo un comienzo a partir de una pareja humana que engendró hijos e hijas, de los cuales surgieron la mayor parte de la población del planeta. Lo que si varía mucho es la manera y las costumbres relacionadas con esta institución milenaria.

Por ejemplo, es muy común ver en las culturas orientales matrimonios polígamos, es decir un hombre casado con varias mujeres. Costumbre que se remonta a los tiempos patriarcales en los cuales era permitido que un hombre tuviera varias esposas y a su vez algunas concubinas.

Luego en las postrimerías del siglo X empezaron a verse matrimonios monógamos protagonizados por los monarcas de diferentes imperios y pueblos los cuales exigían a sus súbditos mantener esa misma costumbre.

Cabe señalar que la mayoría de las religiones cristianas mantienen la norma del matrimonio monógamo y se condena la poligamia.

Con el pasar de los años en general esa norma se ha mantenido. Incluso, desde el siglo XVIII en adelante alrededor del mundo, a excepción de algunas culturas y países, el matrimonio monógamo ha sido la regla general.

No se han encontrado entradas.

Celebración del matrimonio

 

La celebración del matrimonio ha variado muchísimo desde los comienzos de la historia de la humanidad. Incluso sigue variando muchísimo según la cultura, región y religión.

Si nos remontamos a los tiempos bíblicos, notamos que la celebración del matrimonio era algo muy sencillo. Solo bastaba con que un hombre tomase a una mujer y al momento de la convivencia juntos se entendía que era su esposa.

Con el tiempo, las cosas fueron cambiando un poco y se observan referencias a banquetes de boda, en los cuales, se ofrecía comida y bebida para el agasajo de los invitados.

Hoy en día en casi todas las regiones y países del mundo se acostumbra hacer una recepción de bodas. Que puede basarse en rituales hasta celebraciones más extravagantes, incluso las hay con banquetes muy modernos y suntuosos, lo que hacen el día de boda un día inolvidable.

Algo que también es muy típico y distintivo en casi todas las celebraciones de bodas o matrimonios es el pastel o torta de bodas. Aunque el estilo y elaboración puede variar según la región, es un elemento sobresaliente de los banquetes de bodas.

Seguido por supuesto de la luna de miel, en la cual los novios ya convertidos en marido y mujer disfrutan de días, semanas o hasta meses en un viaje o tiempo de esparcimiento juntos con el fin de unirse más en la relación.

Vestido de Novia

Por siglos, ha sido casi costumbre que la novia el día de su casamiento luzca especial. De ahí que, sin importar la religión, cultura o nacionalidad, el vestido de novia o la indumentaria de la misma tenga un valor y trascendencia sin igual.

En las culturas orientales, se tiene la idea de que la novia debe lucir como una doncella con vestidos muy elaborados y sobrecargado de detalles y elementos artísticos.

En las culturas occidentales predomina la costumbre de que la novia luzca un vestido blanco como sinónimo o representación de la pureza y castidad. Por otro lado, en algunas culturas y religiones existe la tradición de que la novia acompañe su vestido con un velo que cubre completamente su rostro, esto con la intención de que el novio no pueda ver directamente a la cara, sino hasta el momento en el cual se les declara marido y mujer.

Y para que un vestido de novia sea totalmente un vestido de novia debe tener su respectiva cola; la cual, si de llamar la atención se trata puede llegar a medir varios metros de longitud, como en el caso de algunas celebridades y personalidades importantes del mundo de la realeza. Pero si se trata de lucir especial y elegante en ese día tan importante no importará mucho lo ostentoso ni elaborado del diseño, sino más bien de la buena selección y el buen gusto.

¿Qué dijo Jesucristo acerca del matrimonio?

Jesús quien es considerado por las religiones cristianas como uno de los hombres más sabios y emblemáticos que ha pisado la tierra, dejó ver su punto de vista sobre el matrimonio.

En cierta ocasión, refiriéndose a la institución del matrimonio dijo: “Lo que Dios ha unido, no lo separe ningún hombre”. De hecho, esas mismas palabras son repetidas vez tras vez en los diferentes rituales, misas y consejos matrimoniales a lo largo y ancho del mundo cuyas religiones son cristianas.

A pesar de que según el registro bíblico Jesús nunca se casó. En diferentes ocasiones hasta líderes religiosos acudieron a él para pedir consejos relacionados con disputas matrimoniales.

Y después de su muerte, su amor y entrega por sus discípulos y hermanos cristianos fue objeto de comparación para resaltar la fortaleza y amor que debe existir entre un esposo y su esposa.

En diferentes pasajes bíblicos se habla de manera simbólica del Cristo como un novio que recibe a una novia y también se hace referencia a las bodas del cordero, también con relación a Jesús. Sin duda, un hombre de tanta trascendencia como Cristo dejó bastante claro que el matrimonio es una institución de carácter divino.

¿Cómo se celebra el matrimonio?

La celebración del matrimonio varía según el país, cultura y costumbres. Pero básicamente tiene dos aspectos fundamentales. La parte civil o legal, la parte religiosa y la parte festiva.

En algunos casos todas se efectúan juntas o sólo se hacen las dos últimas. Por ejemplo, en las culturas orientales se suelen cumplir ciertos requisitos y trámites para casarse. Estos requisitos y trámites varían según las leyes del país.

Una vez que los novios tienen todos los recaudos y requisitos se celebra un acto de carácter legal; en el cual, los novios son notificados de sus deberes, derechos y responsabilidades según las leyes y constitución de ese país.

Al final del acto, los novios hacen un juramento de carácter legal; en el cual, se comprometen a cuidarse, respetarse y amarse el uno al otro hasta que la muerte los separe.

En ese preciso momento se les declara marido y mujer por lo que se les entrega un certificado que hace constancia de esa unión ante las autoridades legales del país. Seguido a ello, ese mismo día o en días posteriores se hace la parte religiosa y festiva.

En la mayoría de las religiones cristianas se hace una misa o reunión, en la cual se les dan a los novios consejos matrimoniales y bendiciones de parte de los ministros religiosos.

En algunos países, estos mismos ministros religiosos pudieran tener ciertos derechos y potestades para casar de acuerdo a las leyes del país.

Finalmente se celebra la recepción o banquetes de bodas. Por otro lado, en ciertas regiones y países, el matrimonio se celebra de una manera totalmente diferente.

Hijos en el matrimonio y matrimonios sin hijos

Según los expertos, el matrimonio es el núcleo ideal para la crianza de los hijos y correcto desarrollo como miembros de la sociedad. De manera que el matrimonio es el estado ideal para criar hijos; los cuales, a su vez, crecerán y se convertirán en adultos responsables que posiblemente, luego, también contraerán matrimonio.

Sin embargo, para muchos matrimonios la llegada de los hijos supone un gran desafío, ya que estos se llevarán toda la atención particularmente de la madre quien ahora debe cuidarlos y protegerlos.

Debido a esto, algunos matrimonios piensan que primero es mejor fortalecer sus lazos sentimentales y emocionales o que simplemente pase algún tiempo hasta tomar la decisión de tener hijos.

Este periodo, sin duda, puede brindar la oportunidad de conocerse mejor y de realizar muchas actividades juntos como pareja. A la vez que permite alcanzar objetivos y metas de tipo laboral o personal, lo que aumenta la sensación de satisfacción y logro como pareja.

¿Matrimonio para toda la vida?

“Hasta que la muerte los separe”. Una y otra vez esa frase se repite en diferentes ceremonias y celebraciones de bodas por todo el mundo. Sin embargo, para muchos la sola idea de estar con alguien toda una vida parece en si misma aburrida y abrumadora.

Incluso, aunque muchos en el momento de la unión parecen estar de acuerdo con la declaración de compromiso, en el fondo de sienten que tarde o temprano eso se acabará.

Para la mayoría, el matrimonio sólo es un compromiso del que se puede uno librar en cuanto se presentan dificultades o problemas.

Por otro lado, algunos matrimonios afortunados logran perduran en el tiempo pese a los problemas y vicisitudes de la vida. Sin lugar a dudas, es muy cierto que encontrar este tipo de matrimonios es muy difícil, ya que pudiera concluirse que están en peligro de extinción.

Sin importar cuál sea la causa de los problemas o la manera de ver las cosas hay dos cosas que definitivamente ayudan a que un matrimonio, por difícil que parezca, perdure en el tiempo y sea para toda la vida o como bien dice la conocida frase de compromiso “Hasta que la muerte los separe”. Esos dos elementos son las metas y los valores.

Metas y Valores

Existen muchas opiniones diversas sobre las metas y los valores que deben existir en el matrimonio. Para algunos la meta en el matrimonio es durar toda la vida, para otros es tener hijos y criarlos, o para algunos la meta sencillamente es tratar de permanecer juntos.

Aun así, a pesar de que para muchos esas son metas primordiales en la unión, por lo general no suelen cumplirse. Y es que al centrarse en esas metas se olvida lo más importante que es, la compenetración y fortaleza de la unión marital.

Cuando se hace de esto la meta principal en el matrimonio las cosas empiezan a cambiar, ya que tanto el esposo como la esposa se preocuparán más por los intereses de ambos y no en conseguir una meta personal.

De igual manera son importante los valores a saber, amor, respeto y buena comunicación. Se puede decir que de estos tres pilares principales depende una relación.

El amor ayuda a evitar tendencias como el egoísmo, la traición y el maltrato tanto físico como verbal. Por otro lado, el respeto fomenta un ambiente cordial y amable en el matrimonio, lo que a su vez contribuye al tercer pilar que es la buena comunicación que ayuda a que no haya secretos en la relación.

Configuración