Saltar al contenido

Tipos de Celulitis y Como Tratarla

¿Qué es la celulitis?

Sabemos lo importante que puede ser para ti tu apariencia física y sobretodo recuperar la belleza corporal o mejorarla aún más. Es por ello, que si comprendes de qué se trata la celulitis harás lo necesario para cuidarte.

Por eso, este post te ayudará a conocer un poco mejor el tema y conocerás detalles importantes, como por ejemplo ¿cómo puedes saber si padeces la famosa piel de Naranja? ¿Cuáles son los síntomas? Y ¿A quién puedes acudir para tratarla eficazmente? En este artículo hallarás indicaciones útiles que te ayudarán mucho.

¿Quiénes corren el riesgo de tener celulitis?

La celulitis es una inflamación en la piel causada por una bacteria que impide la absorción de las grasas y acumula líquido en la zona afectada que puede complicarse.

Aunque esta enfermedad relacionada con la piel esta generalmente asociada a las mujeres, tanto hombres como niños inclusive pueden padecerlo, lo que es alarmante, ya que en la actualidad afecta a muchas personas.

Las mujeres, por ejemplo, representan el 90% de los casos que desarrollan esta alteración cutánea, debido a factores de carácter hormonal o ciertas condiciones hacen que corran el riesgo mayor del crecimiento de nódulos debajo de la piel y reunir las condiciones ideales para que se desarrollen este tipo de bacterias.

Por otro lado, los hombres también puedes observar su presencia, debido a, quizás factores genéticos o estilos de vida. Sólo que, en su caso no será tan evidente, dado que, les caracteriza una piel más gruesa que las mujeres. Es más factible notarlo al tacto que, a través, de una evaluación visual.

En el caso de los niños, no es diferente, presenta los mismos síntomas que la persona adulta. Puede afectarlo emocionalmente y esto puede inclusive impedir en gran manera su desarrollo normal, bajando su autoestima y capacidad física.

Teniendo en cuenta esto, es importante ser observador y evitar mayores daños en cualquier zona del cuerpo donde se vea esta afección. Por eso, a continuación, conoce los lugares más comunes donde se origina esta dolorosa e incómoda inflamación.

Lugares donde aparece la celulitis

Si palpas o sientes este tipo de inflamación dolorosa subcutánea en tu piel, entonces debes tener en cuenta que puede encontrarse en diferentes zonas del cuerpo que debes observar.

Las mujeres están en la punta de la lista, ya que es más frecuente su aparición en el abdomen, los senos, el rostro, parte baja de la espalda, rodillas y tobillos, los muslos, los glúteos, los brazos y en las caderas.

En los hombres, aunque en menor proporción, también es posible observar celulitis en diferentes partes del cuerpo como en la nuca, el abdomen, las piernas, los brazos, los glúteos y la parte baja de la espalda.

Lo mismo también puede decirse de los niños que padecen esta infección subcutánea, los lugares más comunes son las extremidades y el rostro.

¿Cómo se diagnostica la celulitis?

No se han encontrado entradas.

Una vez puedas sentir o palpar este tipo de síntomas en tu piel es momento de visitar al especialista. Cuéntale todos los detalles, exprésale desde cuando lo tienes o has sentido el dolor y en qué zonas de cuerpo lo presentas, así el especialista estará mejor preparado para dar su diagnóstico médico con el cual permitirá tomar de inmediato acciones que te ayudarán a recuperarte rápidamente.

Es posible que el especialista pueda sugerirte realizar algunas pruebas o exámenes sanguíneos especiales, para así, descartar a las primeras que no sea otro tipo de afecciones cutáneas. Y así, indicarte el mejor tratamiento a seguir.

Causas principales por las que puede aparecer la celulitis

La celulitis tiene diversas causas importantes, entre las cuales existen razones endocrinas, alimenticias, ambientales y aquellas relacionadas con tu estilo de vida. Desglosémosla una a una a continuación:

Causas endocrinas: El actor principal es la hormona conocida como estrógeno. Esta hormona es la responsable directa de favorecer la formación de nódulos en el cuerpo, empeorarlos y persistir en su existencia.

Por esto, es que la mayoría de las principales afectadas son mujeres, debido a su alto consumo de hormonas en las diferentes etapas de su vida desde los inicios de la adolescencia, pasando por el parto hasta la menopausia.

Pero hay otras hormonas que influyen, como la insulina, la adrenalina, la noradrenalina, la progesterona, la prolactina y las hormonas relacionadas con la tiroides. Por eso, si en tu chequeo médico, el especialista te señala que tienes altos niveles en algunas de estas hormonas, entiende que estas predispuesta a desarrollar la famosa piel de naranja.

Hábitos alimenticios: Si se está acostumbrado a consumir alimentos pobres en fibra, escasas frutas y vegetales, ricos en frituras, poca agua, exceso de picante en tu dieta, ingesta de comida rápida y un alto consumo de cafeína, entonces detente, debes cambiar de hábitos.

Lentamente se está envenenando el organismo y haciéndolo más propenso a la acumulación de grasas y formación de nódulos complejos y se convertirá en un cuadro clínico doloroso.

Esto no implica la reducción de la cantidad de alimentos, sino de mejorar la calidad de la dieta. Es importante dar un giro en el tipo de alimentación, solo así podrás observar cambios rápidos en la salud, una mejor apariencia física y sobretodo una mejor administración de tus recursos económicos.

Causas Ambientales: utilizar cierto tipo de calzados, ya sean, ajustados o muy elevados, así como también ropa muy ajustada son los factores principales que hacen que no haya una circulación adecuada de la sangre y por ende una acumulación inapropiada de líquidos a nivel celular.

Estilos de Vida: Otro detalle, el consumo del tabaco y los excesos con las bebidas alcohólicas. También rutinas diarias que generan estrés, cambios en el humor, una vida sedentaria sin ejercicios programados, la pérdida acelerada de peso e incluso la práctica de deportes de alto impacto y de pronto el cese de éstos.

Todos estos factores por sí solos o en conjunto contribuyen a la formación de la celulitis bacteriana. Ahora, veamos cómo reconocer los síntomas y los diferentes tipos de celulitis que existen.     

Síntomas de la Celulitis

La celulitis estafilocócica, produce inicialmente una sensación desagradable al tacto, no es dolorosa y además es difícilmente perceptible a la vista.

Al ir avanzando la inflamación a nivel celular, es fácil notar al aplicar un poco de presión con ambas manos sobre la zona afectada de la piel que ya no luce tersa y suave, se sentirá dolor y, de acuerdo con el grado de celulitis, es fácil observar una mezcla gelatinosa flotando debajo de la piel, que forma pequeños huequitos espaciados que se asemejan mucho a la piel de una naranja.

Esta inadecuada distribución de líquidos subcutáneo puede llegar a producir fiebre, adormecimiento de los miembros, calambres, dolor agudo, piel fría, edemas, cansancio en las piernas, retención de líquidos y resequedad en la piel.

Es por ello, que dependiendo del tipo de celulitis que se enfrente se dispone de distintas opciones de tratamiento, así como especialistas y técnicas médicas que seguro ayudarán a superar esta condición.

Te Puede Interesar  estos Trucos para tu Cuerpo 

No se han encontrado entradas.

Tipos de Celulitis

La celulitis tiene muchas formas de clasificarse, pero en este artículo lo englobaremos en cuatro etapas.

Celulitis Incipiente: Es aquella que está en sus etapas iniciales y es casi imperceptible, no causa dolor ni es visiblemente notoria, pero es el inicio de la alteración.

Dicha actividad ocurre a nivel celular debajo de la piel y consiste en cambios en la circulación de la sangre y que conlleva a la acumulación inadecuada de líquidos, así como microderrames por obstrucción del tejido, que no genera inflamaciones.

Etapa II: Cuando tomas una ducha o al acariciarse la piel se puede palpar junto con un poco de presión y se siente algo de dolor o existe algún cambio en la temperatura o pérdida en su elasticidad, está en la segunda etapa, aunque todavía percibas la piel suave y lisa a nivel superficial.

Etapa III: En esta etapa ya es evidente a la vista y al tacto la formación de los nódulos debajo de la piel que se asemejan a pequeños hundimientos, como los que observamos en la fruta de la naranja que causan dolor al presionar.

Etapa IV: en este punto se verá las características de la etapa anterior, pero con un significativo aumento de los nódulos, más arraigados al tejido muscular con mayor dolor, facilidad de detección al percibir cómo flotan debajo de la piel en forma de gelatina.

Clasificación de la celulitis

Los estudiados en la materia clasifican la celulitis en tres tipos:

  • La edematosa o circulatoria: que se corresponde con una celulitis localizada que puede extenderse a todo el cuerpo y que se detecta con facilidad al presionar la zona afectada y causa dolor. Es fácil darse cuenta de su presencia al sentir las piernas cansadas, calambres o aparición de varices.
  • La flácida: es la celulitis asociada a las personas que llevan un estilo de vida sedentario o deportistas que han abandonado de pronto su estilo de vida. Incluye a esas personas que pierden peso rápidamente y a las personas de la tercera edad. Todo esto se relacionan con la pérdida de masa y tono muscular que genera esas masas de grasa que flotan como gelatina debajo de la piel.
  • La quística o dura: es un tipo de celulitis más común entre los deportistas que se caracterizan por tener su cuerpo bien tonificado pero que en zonas específicas presentan estrías acompañados de la piel de naranja. Estas zonas, por lo general, pueden ser las zonas internas y posteriores de los muslos y los glúteos.

¿Cómo se Trata la Celulitis?

La celulitis es posible tratarla con diversos métodos que implican la atención de un especialista de la salud, cambios en la dieta, mejoramiento del estilo de vida, la ingesta de medicamentos debidamente prescritos y la aplicación de técnicas y productos estéticos.

Al acudir al médico y dado que su objetivo básico es mejorar la microcirculación de la sangre en tu cuerpo, puede prescribirte, algún quemador de grasa. Y dependiendo de su diagnóstico, puede indicarte un tratamiento basado en antibióticos como la penicilina, la amoxicilina o el metronidazol.

Igualmente, puede indicarte terapias alternativas como masajes o tratamientos drenantes con el uso de los ultrasonidos, el drenaje linfático, la presoterapia, la termoterapia, la iontoforesis y la electrolipoforesis.

También encontrarás en el mercado una amplia gama de productos de excelente calidad para el tratamiento de aplicación tópica, ideados para prevenir y atacar la celulitis hasta desaparecerla.

Focalmente, estos tratamientos en conjunto mejorarán tu circulación sanguínea, te ayudarán a metabolizar las grasas reabsorbiendo los edemas formados y mejorarán la elasticidad de tu piel manteniéndola hidratada. Así disminuirás las hendiduras y eliminarás los nódulos que se han formado debajo de la capa cutánea, disfrutando de una piel más saludable, tersa y atractiva.

¿Se puede prevenir la celulitis?

Por supuesto que sí. A continuación, encontrarás sugerencias que pueden ayudarte:

  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra, así como ingiere litro y medio de agua a diario.
  • Incorpora en tu dieta alimentos ricos en omega 3 y 9. Los ideales son los productos marinos, el aceite de oliva, las semillas, las nueces, el aguacate. Evita la mantequilla, la margarina y la grasa de las carnes rojas.
  • Valora en gran medida las frutas y vegetales ricos en vitaminas, flavonoides, antioxidantes, los que aportan lecitina, como leche y carne de soja, coliflor, huevo, naranja, tomate, espinaca. Fuente de aminoácidos, como la miel.
  • Complementa tu alimentación con suplemento de glucosamina.

Y como sugerencias para mejorar tu estilo de vida:

  • Reduce el estrés, esfuérzate por llevar una vida más tranquila.
  • Limita la ingesta de cafeína.
  • Elimina el consumo de alcohol y del tabaco, así como la comida chatarra.
  • Realiza ejercicios físicos regulares.

Puntos claves para no tener celulitis

Seguro que puedes prevenir la celulitis llevando una vida sana, haz un esfuerzo personal. Asegúrate de estar rodeado de buenas relaciones con tus semejantes, seguir una dieta balanceada y nutritiva, practica ejercicios regularmente, sin abandonarlos de pronto, elimina de ti los vicios que tanto pueden dañar la salud y visita periódicamente a tu médico familiar.

Si lo haces así, disfrutarás de buena salud y una figura envidiable.

Configuración